logo

Buenas relaciones con tus hijos

Muchas veces nos encontramos con padres preocupados por sus hijos en relación a cómo comen, cómo se comportan, si se cogen rabietas o no… e intentamos solucionar el problema concreto sin pararnos a pensar ¿qué necesita el niño y cómo es mi relación con él?. Y digo esto porque la VÍNCULACIÓN AFECTIVA que establecemos con nuestros hijos va a ser la base, en gran medida, de cómo se relacionen con los demás, cómo se comporten, cómo sea su aprendizaje y cómo sean.

Por ello es tan importante pararnos a pensar cómo nos relacionamos con él, qué necesita y qué puedo yo ofrecerle como padre o madre.

Una primera pregunta que podemos hacernos como padres o madres es ¿qué quiero yo para mi hijo y cómo puedo dárselo? Seguramente las respuestas sean: que sea feliz, que sea buen

a persona, que estudie y tenga un futuro…

Continuar leyendo

AMOR HACIA UNO MISMO

"La paciencia es el mayor acto de amor hacia uno mismo…" leía el otro día. Y ¿por qué no conseguimos ser pacientes con nosotros mismos? En muchas ocasiones nos convertimos en nuestro peor enemigo y esto hace que nuestro sufrimiento interior sea muy grande. A veces ni siquiera somos conscientes de esto. Nos pedimos y exigimos en busca de la perfección y hacemos lo mismo con los demás.

Yo os invito a relajarnos y experimentar lo que es tener paciencia con uno mismo. Eso supone quererse, aceptarse y no pedirte cosas imposibles. No tener que ser siempre otra persona diferente a como eres ahora mismo. Es amarte, buscar en ti lo bueno, lo que te hace único y dejarlo fluir sin control. Darlo y compartirlo con otros. Sentir lo bueno.

Ten paciencia contigo mismo y busca lo que te hace único, sana tus heridas y busca el SER también desde tus carencias. SER plenamente para darse a los demás.

Seguramente de esta manera comenzarás un viaje emocionante hasta lo más profundo de tu corazón.


Quiero ayudarte

¡Espero que podamos vernos pronto!